Contacto

Utilizando el urbanismo para comprender la contaminación del aire

Arquitectos españoles han realizado un estudio de alta tecnología para tratar de comprender el urbanismo y la contaminación en los cielos de Barcelona.

Un matrimonio complicado entre la técnica y el medio ambiente

Por la manera en la que se practica y lleva a cabo, la arquitectura es una disciplina íntimamente conectada con el medio ambiente. No sólo por ser un producto de la mano humana que se asienta sobre el terreno, sino también por las grandes emisiones de contaminantes que produce su construcción. Mezclar el hormigón, transportar materiales a la obra, etc. Todo ello contribuye a nuestro creciente problema con el ambiente y el cambio climático.

Tanto los arquitectos como los ingenieros civiles son conscientes de este problema. Lo han sido durante años, y a pesar de los pasos que han dado para mitigar la producción de materia contaminante que cuelga de la atmósfera (por no decir nada del daño irreparable al suelo y las fuentes de agua), aún queda mucho para solucionarlo.

Nada de esto significa que los conocimientos y sensibilidades de la disciplina no puedan ser utilizados de maneras novedosas hacia los mismos fines medio ambientales.

Donde el urbanismo y la conciencia ambiental se encuentran

La Bienal de Arquitectura de Venecia es uno de los eventos internacionales más importantes en el mundo de la Arquitectura. Cada edición se centra en un tema, el cual es utilizado por los diseñadores para presentar propuestas innovadoras de espacios públicos y privados, así como maneras de pensarlos y vivirlos. La última edición, el pasado 2021, ce centró en una simple pregunta: ¿Cómo viviremos juntos?

Fue en este marco en el que el Institut Ramon Llull, el principal promotor de la cultura y lengua catalana, presento Aire, un muy detallado mapa que muestra las densidades de contaminación de toda Barcelona. Es parte del plan ideado por el Institut para promocionar a Cataluña en la Bienal de Venecia, y fue comisionado por la arquitecta Olga Subirós. Por su parte, el grueso de la investigación fue hecha por el estudio español de urbanismo 300.000 Km/s.

Aire es una experiencia multimedia que envuelve al espectador en un entorno en el que el impacto de la contaminación del aire se vuelve claro. Respaldado todo por los datos recopilados, este proyecto pretende dar respuesta a sus dos preguntas principales. La primera, ¿de que forma afecta la contaminación del aire a la salud de los barceloneses? La segunda, ¿qué soluciones podemos proponer para arreglar este problema?

Un aspecto muy importante de esta propuesta trata de replantear algunas manías de nuestra manera de pensar moderna. El tecnosolucionismo, esa idea de que todos nuestros problemas serán resueltos por más y mejor tecnología, no es la manera más adecuada de abordar la crisis del ambiente. La tecnología, proponen las arquitectos, no es el fin, sino el medio para un fin. Y no se equivocan. Pensar que la tecnología es la única manera de resolver nuestros problemas sociales es una gran desventaja de nuestra época, pues ignora la más básica de las realidades: ¿de qué nos sirve la tecnología para corregir la contaminación de nuestro planeta, si nosotros mismos no estamos dispuestos a cambiar nuestra manera de pensar sobre la industria, el transporte y la producción de bienes?

Pero hay otra capa en este proyecto: Covid-19, ese virus tan desagradable que detuvo la vida en 2020. Es así como los datos obtenidos de la pandemia se convirtieron en una parte integral del desarrollo de Air. Tanto por razones filosóficas como prácticas. Su presencia no solo se sumó al problema de respirar el aire contaminado de nuestras ciudades. Estudios previos también han demostrado que la contaminación del aire contribuye en a la alta tasa de mortalidad de esta enfermedad en los espacios urbanos.

Entendiendo el método

Aire no es un proyecto cualquiera. Es una propuesta para la Bienal, por lo que es mitad científica y mitad artística. El estudio 300.000 Km/s analizó grandes bancos de datos que obtuvieron de la Agencia Espacial Europea (ESA) y del proyecto CALIOPE-Urban, una simulación del aire contaminado que cuelga sobre la Barcelona y realizada por el Centro Nacional de Supercomputación, entre muchas otras fuentes. Fue ahí donde se percataron de las grandes cantidades de dióxido de nitrógeno (NO2) y partículas PM 1 y 2,5 que cubren a toda la ciudad.

A partir de todos estos datos, el estudio diseñó nuevas cartografías tanto para Barcelona como para toda Cataluña. Se trata de representaciones de datos que, se espera, serán utilizados por arquitectos y planificadores urbanos para producir espacios sostenibles con un aire mucho más limpio. Su objetivo último es que estos datos sirvan para proyectar entornos futuros cuyo objetivo sea la salud de los barceloneses. Desde luego, las lecciones aprendidas en esta ciudad son aplicables a todas las demás.

Pero ¿por qué Barcelona y no otra ciudad de España? Puede ser una sorpresa para muchos (para nosotros lo fue), pero lo cierto es que la densidad vehicular de Barcelona está por las nubes, pues es la más alta de toda Europa. Con sus 3.500 muertes prematuras por año, causadas por la contaminación del aire, y 54.000 casos de ataques de asma tanto en adultos como en niños, su imagen real no concuerda con la esa otra, nítida y prístina, que tenemos en mente.

Realidades terribles, sí, pero eso no significa que los diseñadores no puedan aprender de estos errores. Las metodologías utilizadas por Studio 300.000 Km/s pueden extrapolarse a otras ciudades de Europa. Los datos son abiertos; pueden ser consultados por cualquiera. El diálogo está abierto.

¿Y qué pasa con la contraparte artística de Air? Olga Subirós ha comisariado un espacio de gran formato (que podéis ver en su página web) en el que explora la materialidad, la invisibilidad y el impacto de la contaminación del aire en nuestra salud. Todo ello utilizando los datos analizados por 300.000 Km/s. La cantante y compositora María Arnal ofrece también su voz para llenar el silencio que se cierne sobre tan deprimente perspectiva de nuestro futuro. Un futuro que podría suceder, pero que puede evitarse si actuamos ahora.

Algunas propuestas para limpiar nuestro aire

La página web de Air ofrece una visión completa de la metodología y los hallazgos detrás de la investigación del estudio 300.000 Km/s. La sombría realidad se vuelve patente: la contaminación del aire está vinculada a nuestro propio crecimiento industrial y urbano. No hay otra forma de decirlo.

Afortunadamente, el estudio también ofrece doce acciones que pueden usarse para construir un plan de respuesta. Por supuesto, esto no solucionará toda nuestra crisis climática, tampoco limpiará de inmediato la contaminación del aire, pero al menos puede utilizarse como una plataforma para encontrar una solución más eficaz a nuestro problema. Recomiendan una transformación gradual, pero total, del espacio público en una infraestructura de salud. Generar espacios donde las topologías urbanas anteriores puedan ser de diferentes usos. Hacer de Barcelona una ciudad donde la movilidad de los vehículos se reduzca al mínimo necesario.

Estos enfoques no se limitan a los arquitectos y urbanistas. También nosotros debemos entrar en la conversación. Tenemos voz en la manera en que se desarrollan nuestras ciudades. Air nos insta a estar implicados, a hacer oír nuestra voz y actuar por un aire más sano que pueda respirarse en nuestras calles.

Pero las calles no son el único lugar en el que el aire está contaminado.

Nuestros purificadores de aire AIR8

Sí, por supuesto, involucrémonos en el gran proyecto de limpiar el aire de nuestra ciudad. Pero eso es un proyecto a largo plazo. Se logrará si nos ponemos manos a la obra, pero no veremos resultados de inmediato. Tendrán que pasar algunos años hasta que veamos cielos más azules sobre nosotros.

Eso no significa que nos llevará años respirar aire fresco y saludable en nuestras escuelas y lugares de trabajo. En AIR8 hemos desarrollado una gama de herramientas de filtrado que garantizan un entorno de trabajo limpio e higiénico. La nuestra es tecnología HEPA-13 de grado médico. Según el modelo a elegir, este incluye entre cuatro y seis etapas de filtración, como catalizador en frío, filtración de carbono y luz UV-GI. Así es como garantizamos que el 99,97% de las partículas peligrosas y patógenos serán filtrados y eliminados de su espacio. Incluyendo partículas dentro del rango PM 2,5 y virus como la Covid-19.

Nuestra palabra queda respaldada por la aprobación CE y las pruebas TÜV que cada uno de nuestros productos ha recibido. No solo eso: nuestros filtros de bajo consumo energético ofrecen la mejor relación entre precio y calidad.

Olga Subirós y el estudio 300.000 Km/s tiene razón. Hay que replantear a las ciudades de Europa como centros de salud urbana. De la misma manera como los espacios interiores donde trabajamos deben redefinirse por el aire fresco que ahora podemos respirar gracias a la tecnología que ofrecemos en AIR8.

 

Contáctenos

Suscribirme al boletín semanal
Contáctanos
Deja tu mensaje, o simplemente tu teléfono, y nos pondremos en contacto contigo.
Close button
Close button