Contacto

Tecnología verde: Cómo el auto eléctrico puede luchar contra la contaminación del aire

El aire que respiramos en nuestras casas y oficinas no está aislado; puede ser contaminado tanto por fuentes interiores como exteriores. El auto eléctrico es un buen primer paso para mejorar la calidad del aire que flota sobre nuestras ciudades.

Un producto con una larga historia

Estos días todos estamos hablando sobre el auto eléctrico. No solo promete iniciar una revolución en la manera en la que nos transportamos, sino que también trae consigo la posibilidad de un futuro más limpio. No es ningún secreto que el automóvil eléctrico es un modo de transporte mucho más limpio que los vehículos tradicionales a base de combustibles fósiles, por lo que tenemos razones justificadas para entusiasmarnos. 

Sin embargo, no se trata de un invento nuevo. Solo en tiempos recientes hemos comenzado a verlos por todas partes gracias, en parte, a Tesla Motors y a la personalidad del hombre detrás de la empresa, Elon Musk. Pero la idea en sí no es suya, y se remonta a más de cien años. A mediados o finales del siglo XIX, cuando en 1859 las baterías recargables se hicieron una realidad. 

Los primeros pasos rumbo a un vehículo eléctrico fueron dados por Thomas Parker, quien diseñó, construyó y condujo el primero de ellos en 1884; casi diez años antes que el primer vehículo de gasolina en Gran Bretaña. Parker desarrolló sus propias baterías recargables, y era muy común verle conduciendo su vehículo por las calles de Wolverhampton. 

Años más tarde, y esta vez en Des Moines, Iowa, un inmigrante escocés llamado William Morrison solicitó la patente de un vehículo eléctrico diseñado por él en 1887. Aunque él era químico, su principal interés estaba en el poder de la electricidad, sobre todo en las baterías- Diseñó y fabricó una serie de placa recargables capaces de almacenar cantidades considerables de energía, y poco más tarde consiguió firmar un contrato con la Des Moines Buggy Company. Entre los dos diseñaron un carruaje especial que funcionaba gracias a las placas de Morrison y a un muy rudimentario motor eléctrico. El vehículo no fue muy popular, pero ganó un pequeño y devoto grupo de admiradores luego de que The Iowa State Register escribiera algunos artículos al respecto. 

A pesar de la novedad del concepto, los primeros autos eléctricos no pudieron competir contra los autos a base de gasolina, más robustos y potentes. La verdad es que estos últimos eran vehículos mucho mejores, más rápidos y confiables, pues el motor de combustión interna demostró ser una pieza de ingeniera eficiente, una que cumplía con todos los criterios de importancia durante la segunda Revolución Industrial. Desde luego, en aquel entonces los efectos que estos vehículos tendrían sobre el medio ambiente no fueron obvios para nadie, ya que aquellos fueron años de optimismo económico y desarrollo urbano. Tampoco eran vistos como importantes, lo que demuestra cuánto han cambiado nuestras prioridades en el último siglo. 

green tech

Una forma de transporte más limpia

El auto eléctrico se ha vuelto mucho más sofisticado desde los días en los que Parker y Morrison lo imaginaron por primera vez. A lo largo de los años, ha visto una mejora gradual en su diseño y en la manera en que almacena y administra energía, pero también es verdad que su crecimiento ha sido obstaculizado por las empresas de gas y petróleo. Es muy sabido cómo han hecho presión política y sobornado para frenar formas alternativas de energía y transporte, una práctica de lobby a la que se dedican desde que ambas industrias se convirtieron en los principales motores de la civilización industrial. Incluso hoy lo siguen haciendo, a pesar de la crisis medioambiental por la que pasamos. Grandes compañías, como Exxon Mobil, continúan entrometiéndose en la política para frenar aún más el crecimiento del auto eléctrico. 

Afortunadamente, la conciencia social sobre la importancia de la calidad del aire ha ido creciendo en los últimos quince años. Especialmente en los dos últimos, gracias a las lecciones que hemos tenido que aprender con la pandemia de la Covid-19, pues que se ha comprobado que la contaminación del aire influyó mucho en la amenaza del virus. El automóvil eléctrico ya no es un caso atípico y los políticos han tomado nota de su importancia para el medio ambiente. El Pacto Verde de la Unión Europea, que apunta a una reducción del 90 % en las emisiones de gases invernadero para 2050, permitirá una gran migración hacia los vehículos eléctricos en 2035. Para ayudar a promover este cambio, los estados miembros de la UE ofrecen diversos beneficios a quienes adquieran uno de estos vehículos. 

¿Por qué? Debido a los muchos beneficios ambientales que trae la adopción del auto eléctrico. La calidad del aire exterior mejorará considerablemente, ya que el coche eléctrico no tiene tubo de escape. Por lo tanto, la producción de dióxido de carbono (CO2) y dióxido de nitrógeno (NO2) disminuirá, mejorando así la calidad del aire. Pongamos esto en perspectiva: según EDF Energy, el mayor generador de electricidad sin emisiones de carbono del Reino Unido, un solo auto eléctrico ahorra una media de 1.5 millones de gramos de CO2; el equivalente a cuatro vuelos de ida y vuelta de Londres a Barcelona. Ese es un número muy grande para un solo vehículo, pero tiene sentido. 

tecnología verde

¿Hay otros beneficios? 

A pesar de que hoy los autos eléctricos son un poco caros, los beneficios para la salud superan por mucho a su precio (que eventualmente bajará a medida que su fabricación sea más barata). Las partículas de rango PM 2.5 generadas durante la combustión de la gasolina, que son liberadas a la atmósfera a través de los gases de escape, se reducirán radicalmente. Esta gran mejora en la calidad del aire de la ciudad también mejorará el aire que respiramos en nuestros hogares y oficinas. Se sabe que la contaminación del aire exterior puede ingresar a los edificios a través de puertas y ventanas abiertas, sistemas de ventilación, grietas y hendiduras en la estructura. 

Los autos eléctricos, como ya mencionamos, funcionan con baterías eléctricas recargables. Estas son de iones de litio, y cada año son más y más asequibles. A plena capacidad, estas baterías pueden funcionar hasta 500 ciclos y, si se cuidan bien, pueden durar hasta diez años. Debido a que no queman combustible ni expulsan gases de escape, los autos eléctricos son silenciosos, lo que reducirá en gran medida el ruido que escuchamos en nuestras ciudades. También son más fáciles de conducir, ya que no se ralentizan como los coches de gasolina y no necesitan un mecanismo de embrague.  

green tech

La tecnología verde de AIR8

El coche eléctrico es una maravilla de la ingeniería moderna y será el futuro del transporte. Sin embargo, también sabemos que su adopción masiva no será tan rápida y sencilla como tal vez todos queremos que sea, por lo que pasará algún tiempo antes de que veamos resultados palpables en el entorno. 

Sin embargo, en AIR8 podemos ofrecer soluciones inmediatas a un problema más local: la calidad del aire en nuestros espacios interiores. Estamos orgullosos de ser parte de la revolución iniciada por la tecnología verde, y hemos desarrollado una serie de productos que pueden hacer por su oficina y espacios de trabajo lo que el auto eléctrico puede hacer por el medio ambiente: una mejora en el aire que respiramos. Utilizamos filtros HEPA-13, una tecnología de grado-médico que filtra el 99.97% de todos los patógenos y virus en el aire interior, como la Covid-19. También todo tipo de contaminantes como moho, caspa de animales y polen, así como concentraciones de dióxido de nitrógeno (NO2) y partículas tóxicas PM 2.5. 

Las grandes concentraciones en interiores de estos y otros contaminantes del aire a menudo pueden resultar en un bajo rendimiento en el espacio de trabajo. Nuestros filtros AIR8 tienen la mejor CADR (tasa de suministro de aire limpio) del mercado, son silenciosos y tienen un coste energético bajo. Según el modelo que elijas, incorporan entre cuatro y seis etapas de prefiltración y filtración, como Carbono Activado, Ionizador y Luz UV-GI. Tenemos las mejores opciones para los espacios en los que trabajas, ya que nuestros modelos vienen en varios tamaños y capacidades, con áreas de alcance de hasta 130 m2. 

La calidad de nuestros productos está avalada por la marca CE que cada uno de ellos lleva, testimonio de nuestro compromiso con las mejores prácticas medioambientales apreciadas por la Comisión Europea. ¿Por qué no hacer algo bueno por ti y el bienestar de tus empleados? Puedes probar nuestro kit de demostración por un mes y ver cómo te beneficias al unirte a la revolución de la tecnología verde. 

 

Contáctanos

green tech
Suscribirme al boletín semanal
Contáctanos
Deja tu mensaje, o simplemente tu teléfono, y nos pondremos en contacto contigo.
Close button
Close button