Contacto

Respirando con el enemigo: Dióxido de Nitrógeno y la propagación de la Covid-19

Que la Covid-19 sea parte de nuestras vidas es un problema. Ahora, gracias a nuevas investigaciones, se sabe que la Pandemia pudo haber sido mucho menos severa si ciertos contaminantes del aire no hubieran estado presentes en concentraciones tan abundantes.

Primero, las buenas noticias

No es ningún secreto que los últimos dos años, y la primera mitad del actual, han sido complicados para todos, pero al menos existen señales de que podríamos estar cerda de salir de este túnel. Aunque estos días parece haber una forma de normalidad previa a 2020, lo cierto es que, a nivel oficial, la Pandemia aún no ha concluido. Ya no hay tantas restricciones, y el flujo de personas de un país a otro parece estar volviendo a niveles previos a la pandemia. Esto quiere decir que aún existe un poco de propagación del virus en todo el mundo. Las nuevas variantes de Covid-19 son más infecciosas, aunque menos graves, por lo que contraer cualquiera de ellas hoy probablemente sea más una molestia de unos cuantos días en lugar de una experiencia mortal.

Los números de infecciones y muertes están bajando. Todas las semanas, la OMS recopila datos públicos con los que realiza un seguimiento del virus a través de las fronteras, y, al parecer, tenemos motivos para ser optimistas. El informe semanal del 8 de junio informa que, desde el pico en enero de este año, los casos siguen disminuyendo. Se reportaron más de tres millones entre el 30 de mayo y el 5 de junio, lo que representa una disminución del 12% con respecto a la semana anterior. En general, las infecciones, las hospitalizaciones y las muertes van en picada.

Esta es razón suficiente para estar de buen humor, pero es ahí donde termina. Lo cierto es que Covid-19 está aquí para quedarse, por lo que pasará a formar parte de las preocupaciones anuales a las que nuestro sistema inmunológico tendrá que hacer frente, como la gripe, la influenza y el resfriado común. Por si mismo, esto ya es bastante malo. Aún así, la situación es incluso peor, pues investigadores de Alemania han descubierto que este virus se propaga mucho más fácil de lo que debería gracias al daño pulmonar causado por ciertos contaminantes del aire.

Y ahora las malas noticias

Según esta investigación, las personas expuestas a altas concentraciones de dióxido de nitrógeno (NO2) tienen mayores probabilidades de ingresar a la UCI y requerir de ventilación mecánica. Estos datos se revelaron por primera vez en la más reciente reunión anual de la Sociedad Europea de Anestesiología y Cuidados Intensivos, en Milán, y es probable que no fueran una sorpresa para todos los especialistas ahí presentes. Más bien, pudo ser una confirmación de todas sus sospechas.

Los efectos negativos del NO2 en nuestra salud son conocidos desde hace ya muchos años. Sin embargo, la investigación realizada por científicos de la Universidad Médica de Berlín es una de las primeras en utilizar datos nacionales con los cuales encontrar una correlación entre altas concentraciones de NO2 y pacientes con Covid-19 ingresados en la UCI. Otro gases producidos con la quema de combustibles fósiles, como el monóxido de nitrógeno (NO) y el ozono troposférico (O3), así como variedades de partículas PM 2,5. Luego de diseñar un modelo conjunto de tres tipos de contaminantes (NO2, O3, PM 2,5) para el análisis, llegaron a una conclusión difícil de evitar: tan solo un aumento de 1 micrón (,001 mm) por metro cúbico de NO2 es suficiente para aumentar el índice de ingresos en la UCI debido a infecciones por Covid-19. Puesto en otras palabras: exponerse a concentraciones de NO2 aumenta nuestras probabilidades ser ingresados a la UCI y requerir ventilación mecánica si llegamos a infectarnos de Covid.

Gracias a esto último, los investigadores han llegado a otra conclusión. Es muy probable que la presencia de NO2 en el medio ambiente, en los meses previos a la Pandemia, haya jugado un papel clave en hacer de ella un asunto mucho más severo de lo que hubiera podido ser sin la presencia de este contaminante. Sabiendo esto, podríamos incluso decir que la Covid-19 nunca fue solo un problema biológico, sino también un problema industrial mediado por la contaminación del aire.

Pero observemos esto bajo una lupa. Las altas concentraciones y la exposición prolongada al NO2 son increíblemente dañinas para los pulmones. Los debilita y puede provocar cáncer y asma, así como derrames cerebrales y ataques cardíacos. Cualquier persona afectada por el NO2 queda expuesta a toda clase de infecciones, sobre todo las agresivas, pues este gas daña los vasos sanguíneos. Lo hace afectando a las células endoteliales, que son necesarias para transferir el oxígeno que respiramos al resto de nuestra sangre. Aún peor, incluso después de que la infección haya desaparecido, los efectos del NO2 seguirán causando estragos en los afectados. Y este químico no se queda solo en exteriores. Puede introducirse en los espacios interiores con tan solo abrir una ventana para ventilar la casa o la oficina. El mismo aire lo introduce, pero cerrar las ventanas tampoco ayuda. El NO2 también puede producirse en interiores, por ejemplo, por medio de cocinas de gas y calentadores de queroseno.

covid

Mientras más contaminada la región, peores serán los casos de Covid-19

El estudio hecho por los investigadores de la Universidad Médica de Berlín utilizó datos sobre contaminación del aire que abarcaban el periodo 2010-2019. Después calcularon cuáles fueron los niveles promedio de NO2 para cada condado de Alemania, con Frankfurt siendo el más alto (32 micrones por metro cúbico), mientras que Suhl fue el más bajo (4,6 micrones por metro cúbico). Luego, los investigadores consultaron datos que obtuvieron de la Asociación Interdisciplinaria Alemana de Cuidados Intensivos y Medicina de Emergencia (DIVI, por sus siglas en alemán) para saber cuántos pacientes con Covid-19 fueron hospitalizados en la UCI y requirieron ventilación mecánica. Eligieron un período de estudio entre el 16 de abril de 2020 y el 16 de mayo del mismo año, e incluyeron en su estudio a 392 de los 402 condados alemanes.

Como era de esperar, los investigadores descubrieron que las zonas con mayores concentraciones anuales de NO2 fueron las que reportaron mayores ingresos en la UCI por Covid-19. Los diez condados con mayor exposición al NO2 reportaron un promedio de 144 camas en la UCI y 102 ventiladores. Por otro lado, los diez condados con menor concentración de este químico reportaron tan solo 28 camas en la UCI y 19 ventiladores. Esta diferencia es lo bastante considerable como para sospechar sobre el vínculo entre el NO2 y la gravedad de los contagios por Covid-19, aunque los investigadores creen que es necesario adquirir más datos para probar esta causalidad más allá de toda duda. Aún así, piensan que existe una explicación biológica para todo esto.

Hay una proteína a la que se le llama ACE-2, la cual se encarga de regular las funciones de otra proteína, la angiotensina II, encargada de controlar la inflamación. Cuando la Covid-19 ingresa a las células de un organismo, se une a la ACE-2, interrumpiendo así sus funciones naturales y, por tanto, causando inflamación. Esto se sabe desde los primeros estudios del virus, pero la situación empeora con la introducción de NO2 al organismo, pues este gas también causa inflamación. Esto resulta, desde luego, en hospitalizaciones más graves.

Llevar nuestras vidas en espacios interiores no soluciona el problema. Ya lo hemos mencionado antes: el NO2 también puede ser producido por electrodomésticos viejos, o ser introducido cuando abrimos las ventanas para refrescar y ventilar nuestros espacios. Esto último no solo introduce el NO2 a nuestras casas y oficinas; una vez allí se queda allí, pues incluso la ventilación pasiva no es suficiente para volver a sacarlo al exterior. ¿Hay algo que podamos hacer?

covid

Sí, con la ayuda de AIR8

Hoy la Covid-19 no es tan fuerte como antes, pero sigue siendo altamente contagiosa y molesta. Aunque en la actualidad no se puede hacer mucho al respecto sobre las concentraciones de NO2 en exteriores, sí podemos hacer algo con respecto a su presencia en el interior. Se ha descubierto que los filtros HEPA se encuentran entre los pocos métodos que lo eliminan de manera efectiva de cualquier espacio cerrado, ya que son lo suficientemente fuertes como para eliminar el 99,97% de todas las partículas tóxicas del aire.

Estos son los filtros que utilizamos en la fabricación de nuestros productos. Los encontrarás de todos los tamaños y han sido pensados ​​como solución a cualquier necesidad. Trabajamos con diversas industrias que necesitan espacios impecables, con aire fresco y sano de la más alta calidad. Nuestros productos no solo eliminan el NO2, sino que también filtran a la propia Covid-19, junto con muchos otros virus y patógenos, cualquier tipo de polen y caspa animal, así como partículas PM 2,5 y una larga lista de otros contaminantes que respiramos en nuestros interiores.

Nuestros productos pueden moverse con facilidad entre todas las salas de una oficina y tienen un rango de filtrado de hasta 130 m2. Su consumo energético es bajo, mientras que su CADR (Tasa de Suministro de Aire Limpio) es la más alta. Ofrecemos el mejor producto de su clase en el mercado, e incluso podrías probar nuestro kit de demostración durante un mes, pues nuestro compromiso con la limpieza del aire en nuestros espacios es sincero. Lamentablemente, la Covid-19 llegó para quedarse, pero eso no significa que no puedas hacer algo para la protección tuya y de tus empleados.

covid
Suscribirme al boletín semanal
Contáctanos
Deja tu mensaje, o simplemente tu teléfono, y nos pondremos en contacto contigo.
Close button
Close button