Contacto

La ventilación no es suficiente contra el dióxido de nitrógeno

Un estudio ha descubierto que la ventilación pasiva no es suficiente contra las emisiones de este contaminante.

Cuando los sistemas pasivos no son suficientes

El aire es una poderosa herramienta que se puede utilizarse tanto para la producción de energía limpia como para la prevención de todo tipo de enfermedades. A veces, algo tan sencillo como abrir un par de ventanas puede generar un sistema de ventilación pasiva que sirve como barrera contra algunos de los contaminantes más comunes. Incluso la Covid-19 puede mitigarse un poco con la ventilación apropiada de una oficina o espacio doméstico. 

Pero esta no es una solución milagrosa. La ventilación en sí misma es un asunto que esta relacionado de manera íntima con el plano de un espacio, la distribución de sus muebles, la ubicación de ventanas e incluso sus tamaños. Es fácil ventilar una habitación sencilla, pero todo un piso de oficinas, con sus distintas salas y pasillos, es un problema diferente. No será sencillo obtener una ventilación correcta. Incluso, existen profesionales que dedican toda su vida a producir las mejores soluciones, tanto pasivas (distribución de ventanas, paredes, uso de plantas de interior, etc.), como activas (distintos medios mecánicos). 

Todos hemos tomado conciencia de lo importante que es respirar en un ambiente limpio. La crisis sanitaria por la que todos pasamos durante los últimos dos años fue suficiente para abrir nuestros ojos a esta realidad. Pero una investigación realizada por el Centro Nacional para la Vivienda Saludable, en los EE. UU., descubrió que la ventilación pasiva en sí misma no es suficiente contra las concentraciones interiores de ciertos contaminantes. 

El estudio encontró que los sistemas mecánicos son más efectivos que la ventilación natural para reducir las concentraciones peligrosas de monóxido de carbono (CO), dióxido de carbono (CO2) y formaldehído (CH2O) en los espacios interiores. Esto significa que los sistemas mecánicos ayudan considerablemente en la prevención de las diversas enfermedades cardiovasculares de las que estos (y otros) productos químicos son responsables. 

Sin embargo, y a diferencia de los contaminantes ya mencionados, los investigadores no observaron una reducción considerable en los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2), a pesar del uso de ventilación mecánica. 

¿Hay algún problema con esto?

Sí lo hay. Y es grande. El NO2 pertenece a un grupo de cinco gases altamente reactivos, conocidos como óxidos de nitrógeno. Estos incluyen el ácido nítrico (HNO3) y el ácido nitroso (HNO2), siendo el NO2 el más común en nuestra vida diaria. En exteriores, se produce por las emisiones de los vehículos de motor, los equipos de construcción y soldadura, así como las centrales eléctricas. En interiores, es producido por el humo del tabaco, calentadores de queroseno, cocinas de gas y electrodomésticos defectuosos. 

Una leve exposición al NO2 puede provocar irritación de la garganta, la nariz y los ojos. Si los niveles en interiores permanecen bajos, pero constantes, pueden provocar problemas de salud más graves en las personas que sufran de asma o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), como reactividad bronquial o disminución de la función pulmonar. Incluso las personas que no sufran de previas enfermedades respiratorias pueden desarrollar bronquitis crónica aguda, mientras que la exposición a dosis extremadamente altas puede provocar edema pulmonar, una condición desagradable en la que los pulmones se inundan por el exceso de líquido que se acumula en los sacos de aire, lo que dificulta la respiración adecuada. 

El solo acto de abrir una ventana puede ser suficiente para que el NO2 de los exteriores ingrese a una cosa u oficina. Esto ocurre gracias al cambio de presión, y con él vendrán también otros contaminantes, refinados al tamaño de pequeñas partículas tóxicas en el rango PM 2.5. Esto se sumará a nuestro problema previo en cuanto a las emisiones interiores de NO2 por culpa de electrodomésticos defectuosos. Sí, es verdad; después de un tiempo la ventilación natural eliminará algunos de estos contaminantes, pero si creemos en la investigación realizada por el Centro Nacional para la Vivienda Saludable, ni siquiera la ventilación mecánica es muy efectiva contra el NO2. 

ventilation air purifiers

Las soluciones que se proponen son voluminosas y caras

Un sistema mecánico de ventilación no es barato. Para filtrar el NO2, los autores del estudio recomiendan que se instalen varios y continuos sistemas mecánicos en todas las casas y edificios. Esto significa que los desarrolladores y propietarios tendrán que invertir una cantidad considerable de dinero para protegerse de las acumulaciones de NO2. ¿Por qué? Pues debido a que la tecnología no solo es costosa, sino que también es muy complicada de implementar. 

Cuando una casa o un edificio todavía está en fase de dibujo, los arquitectos pueden consultar a expertos sobre cómo implementar estos sistemas de ventilación. Por lo tanto, la instalación ya se está considerando mientras evoluciona el diseño del edificio y sus planos son dibujados. Pero eso no es lo que sucede con un espacio que ya está construido, como es el caso de la mayoría de las casas y edificios de oficinas donde vivimos y trabajamos. La instalación de tales sistemas de ventilación requeriría de una intervención muy obstructiva de la infraestructura, algunas veces incluso destruyendo secciones enteras de paredes, techos y paneles. El proceso de instalación puede incluso contribuir a nuestros problemas con la contaminación del aire interior, ya que liberaría muchas partículas finas de polvo. Entonces, ¿qué podemos hacer para filtrar el dióxido de nitrógeno? 

ventilation air purifiers

Los filtros AIR 8 HEPA son una forma eficaz y económica de hacerlo

Un estudio anterior encontró que la introducción de filtros de aire HEPA (Por las siglas en inglés de High Efficiency Particulate Air, aíre particulado de alta eficiencia) reduce significativamente las concentraciones de NO2. Según como los han definido en la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos, pueden filtrar el 99.97 % de las partículas tóxicas del aire que flotan en los ambientes interiores. Junto con una transición hacia electrodomésticos de tecnologías más limpias (como las cocinas eléctricas), los filtros HEPA son la mejor línea de defensa contra la larga lista de problemas de salud causados ​​por el dióxido de nitrógeno. 

En AIR8 hemos desarrollado nuestra propia línea de filtros para combatir la contaminación del aire en los lugares de trabajo. La nuestra es tecnología HEPA-13 de grado médico, eficaz no solo contra las concentraciones de NO2, sino contra todos los demás tipos de contaminantes, como el humo del tabaco, partículas dentro del rango PM 2.5, aerosoles, polen y polvo fino. Nuestros productos también filtran patógenos y virus como la Covid-19, gracias a su combinación de varias etapas de prefiltración y filtración, como Ionizador, Catalizador en Frío y Carbono Activado. 

A diferencia de los sistemas de ventilación mecánica más grandes y voluminosos, nuestros filtros son unidades que pueden transportarse fácilmente a su oficina sin costo alguno. Una vez allí, cualquiera puede moverlos fácilmente de una habitación a otra. Pueden ajustarse a cualquier espacio y su rango de filtración cubre áreas de hasta 130 m2. Su consumo de energía es bajo y no producen ruido alguno, por lo que no molestarán a tus empleados cuando se encienden automáticamente. 

Incluso podrías probar nuestro kit de demostración durante un mes al 50 %, ya que nuestro compromiso por un aire interior más limpio y saludable es sincero. Somos avalados por la marca CE que todos nuestros productos llevan. Esto acredita que cumplen con todos los estándares de protección y seguridad medioambiental valorados por la Comisión Europea. Cuando eliges a AIR8, estás eligiendo el mejor producto y al mejor precio del mercado. 

 

Contactanos

ventilation air purifiers
Suscribirme al boletín semanal
Contáctanos
Deja tu mensaje, o simplemente tu teléfono, y nos pondremos en contacto contigo.
Close button
Close button