Contacto

Osteoporosis y contaminación del aire

Justo cuando creíamos que la contaminación del aire no podía ser más dañina, se ha encontrado que incluso nuestros huesos pueden sufrir al exponernos a ella mediante la Osteoporosis.

No lo suficientemente fuertes

Nuestro cuerpo es una maravilla de la Naturaleza. Se necesitaron millones de años de cambios geológicos y evolución biológica para obtener el modelo básico de los primeros humanos, una forma que se ha vuelto más sofisticada con el paso del tiempo. Todos nuestros órganos y tejidos, todas las fibras y minerales que componen nuestro cuerpo, son el resultado de las eras, y es en verdad sorprendente cuando nos detenemos por un momento y pensamos en todos los pequeños detalles que ayudan en su funcionamiento.

Es imposible para cualquier cuerpo humano mantenerse de pie sin un esqueleto fuerte. Es una estructura mineralizada hecha de calcio, células especializadas, médula y tejido conectivo que soporta el peso del cuerpo, y que, junto con el sistema muscular, permite su movimiento. Los huesos tienen la fortaleza suficiente para soportar altas presiones, y se necesita de impactos intensos para lograr romperlos. Puesto en perspectiva: el fémur humano requiere una fuerza de 4.000 newtons para poder fracturarlo.

Los huesos, en cambio, no parecen ser lo suficientemente fuertes contra la contaminación del aire. Esa es la conclusión a de algunos investigadores en la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia, quienes realizaron dos estudios independientes para comprender los efectos negativos que tienen las partículas contaminantes en nuestra estructura ósea. Los resultados se publicaron en la revista médica The Lancet Planetary Health, y no son demasiado alentadores. En resumen: descubrieron que la pérdida de densidad mineral ósea relacionada con la osteoporosis podría estar directamente asociada con la exposición a la contaminación del aire, como las partículas PM 2,5, pero también con el dióxido de nitrógeno (NO2) y el monóxido de carbono (CO).

Estos datos se obtuvieron a través de dos estudios de larga duración. El primero, entre 2003 y 2010, analizó la tasa de ingresos en hospitales por problemas relacionados con los huesos —como fracturas— en áreas con grandes concentraciones de contaminación atmosférica. El segundo, realizado entre 2002 y 2010, analizó la correlación entre las concentraciones a largo plazo de carbono negro y partículas PM 2,5 con la deficiencia en la homeostasis del calcio(es decir, el proceso que mantiene los niveles normales de calcio en la sangre). Como es habitual en estos estudios, se encontró que las personas que viven en comunidades de bajos ingresos son las que corren el mayor riesgo en desarrollar estos problemas, pues sus hogares están ubicados en áreas altamente contaminadas. Tampoco sorprende que los datos muestren cómo la gente mayor es afectada en gran medida, mientras que aquellas personas que viven en zonas menos contaminadas muestran una densidad ósea mucho más saludable.

osteoporosis

¿Cómo puede la contaminación del aire afectar a los huesos de tal manera?

Es normal que los huesos se debiliten con el tiempo. El mismo cuerpo absorbe su masa, pero esta tiende a reponerse a un ritmo constante. Este proceso comienza a ralentizarse a una edad muy temprana, ya a los 20 años, pero un estilo de vida saludable y una buena actividad física pueden mantener durante muchos años la salud de nuestros huesos. La osteoporosis ocurre cuando perdemos más masa ósea de la que podemos reponer, lo que resulta en huesos quebradizos y fracturas. No hay manera de detectar síntomas previos a una fractura por carencias en la densidad ósea. Pueden ocurrir después de un gran impacto o tras algo tan suave como un abrazo.

La debilidad de los huesos es un proceso natural del envejecimiento, pero ¿cómo es posible que la contaminación del aire la agrave? Las partículas PM 2,5 son increíblemente pequeñas y, por lo tanto, muy penetrantes. Atraviesan la piel y se han encontrado rastros de ellas en órganos, vasos sanguíneos y, sí, también en los huesos. Las partículas PM 2,5 pueden causar inflamación y daño oxidativo, un proceso que los investigadores han sugerido que podría acelerar la pérdida de densidad ósea. La introducción de toxinas y otras sustancias extrañas en el cuerpo nunca es una buena. El humo del tabaco se ha asociado con altos riesgos en el desarrollo de la osteoporosis, por lo que no sorprende que la fuerte contaminación del aire producida por los vehículos y los procesos industriales contribuya también a la debilidad de nuestros huesos.

En verdad es alarmante descubrir que la homeostasis del calcio puede verse afectada por las partículas PM 2,5, así como por el carbón negro y el NO2. Si el proceso homeostático es interrumpido por estas toxinas, y la concentración de calcio en la sangre desciende por debajo de los niveles naturales (10 mg/dL), corremos entonces el riesgo de desarrollar Hipocalcemia, que es otra manera de llamar a la deficiencia de calcio en la sangre. Se trata de una condición demasiado desagradable, pues puede causar problemas dentales y, desde luego, osteoporosis.

osteoporosis

Los beneficios del aire limpio para nuestra salud

En esta revista solemos hablar sobre todos los problemas que la contaminación del aire causa en nuestra salud. Desde los riesgos que corren las mujeres embarazadas y el desarrollo psicológico de los niños, hasta la disminución de la inteligencia. Ahora, tenemos que agregar a la osteoporosis a nuestra creciente lista de preocupaciones. Si hay algo por aprender de todo esto, es que el aire limpio trae consigo toda clase de beneficios para la salud. Un medio ambiente más limpio no solo nos ayudará a evitar problemas cardiovasculares y enfermedades del pulmón, sino que también mantendrá la fortaleza de nuestros huesos, esas estructuras que nos permiten movernos y hacer una vida feliz.

En otros artículos hemos mencionado cómo la contaminación del aire exterior no se queda en los exteriores. A veces, ventilar nuestras casas y oficinas puede jugar en nuestra contra, ya que trae al interior muchos de los contaminantes que se encuentran en nuestras calles. La contaminación del aire en interiores es tan capaz de dañar a nuestros huesos como ocurren con el aire en exteriores, pues los mismos contaminantes pueden encontrarse en nuestros hogares y oficinas. Decorar nuestros espacios con plantas es un buen primer paso para filtrar algunas de estas toxinas, pero esto no es suficiente para mantener nuestra salud. Por fortuna, hay maneras de lograrlo.

 

osteoporosis

AIR8 puede ayudar

La importancia del aire fresco está fuera de duda. Hemos diseñado nuestros productos pensando en diversos espacios, por lo que en nuestro catálogo encontrarás una solución para cada una de tus necesidades. Usamos tecnología HEPA-13 de grado-médico, que es empleada por algunas de las industrias más exigentes y que necesitan que sus empleados trabajen en entornos frescos e higiénicos.

Nuestros productos pueden filtrar el 99,97% de todas las toxinas y contaminantes que se encuentran en interiores. Toda la contaminación del aire producida por electrodomésticos averiados y sin ventilación, por las alfombras viejas y por el moho que algunas veces crece en los rincones. Todo eso, y más, es filtrado sin problemas por nuestra tecnología, pues utilizamos varias etapas de prefiltración y filtración, como el ionizado y las luces UV-GI. Incluso la Covid-19 es eliminada de los entornos con la ayuda de nuestros filtros, igual que con el polen y el humo del tabaco.

Tenemos una gran responsabilidad con nuestros clientes, y por eso nos gustaría que mires todo lo que tenemos para ofrecerte. Nuestras soluciones cubren una amplia gama de industrias, y estaremos encantados de ponernos en contacto contigo y hablar sobre tus necesidades. Mantenernos saludables es importante, y hay muchas cosas sencillas que podemos hacer al respecto. Pero cuando ni siquiera un estilo de vida saludable es suficiente puede luchar contra la contaminación que penetra y debilita nuestros cuerpos, entonces es el momento de contar con la mejor tecnología que puede hacerlo.

 

covid
Suscribirme al boletín semanal
Contáctanos
Deja tu mensaje, o simplemente tu teléfono, y nos pondremos en contacto contigo.
Close button
Close button