Contacto

Contaminación de aire y entrenamiento

Si pensabas que una rutina diaria de ejercicio sería buena para tu salid, piénsalo otra vez: si te ejercitas in una zona con altos índices de contaminación, podrías perder todos los beneficios de tu esfuerzo.

Respira más hondo; contamínate aún más

Nadie cuestiona el valor de una buena sesión de ejercicio. La ciencia abala cada uno de sus beneficios para el cuerpo y la mente, por no decir nada del impulso que da a nuestra autoestima al vernos al espejo y comprobar los resultados de todo nuestro esfuerzo. ¿O qué tal la euforia que sentimos después de un buen entrenamiento? Solo se necesitan treinta minutos de ejercicio al día para perder algo de peso y mantenernos saludables. Ya sean prácticas aeróbicas o ejercicios de fuerza, lo único que necesitamos para hacer ejercicio es la voluntad para comenzar y la disciplina para continuar. Es verdad, en un inicio puede requerir un poco de esfuerzo, pero los beneficios a largo plazo compensarán con creces el esfuerzo físico. 

Pero las cosas no son tan sencillas en este mundo en el que vivimos. La contaminación del aire se ha convertido en uno de los peligros más generalizados para nuestra salud, pues es la causa de muchos problemas que terminan por afectarnos a todos. Desde los niños hasta los ancianos, desde las mujeres embarazadas hasta quienes luchan durante sus horas de trabajo, la contaminación del aire es la causa detrás de una cada vez más amplia lista de males con los que tenemos que enfrentarnos. El sentido común nos dice que mantenernos en forma con ejercicio y buena alimentación sería suficiente para evitar complicaciones, pero resulta que no es así. Un par de estudios han demostrado que lo que antes creíamos ya no tiene validez. O al menos no lo es en zonas donde el aire está contaminado. 

Algo tan sencillo como salir a correr es suficiente para combatir la demencia, tanto en los mayores como en los jóvenes que desean evitar ese problema más adelante en sus vidas. Pero hay un problema: se ha encontrado que los beneficios mentales que se obtienen durante el ejercicio pueden desaparecer si la actividad física se hace en zonas en las que el aire se encuentro contaminado incluso a niveles moderados. Es importante saber esto, pues es un ataque contra una de nuestras maneras más efectivas de mantener la salud: el simple ejercicio.  

air pollution

La contaminación y daños al cerebro

Para entender los efectos negativos de respirar partículas PM 2.5 y Dióxido de Nitrógeno (NO2), primero tenemos que entender lo que ocurre a nuestro cerebro cuando hacemos ejercicio. Se sabe que las personas con un ritmo de vida activo tienen más materia gris que quienes se mantienen sedentarios, además de contar con materia blanca mucho más saludable. La materia gris está hecha de todas las neuronas y sus sinapsis nerviosas, mientras que la materia blanca ayuda en mantener la conexión entre todas ellas. Puesto en otras palabras, la materia gris es la que se encarga de procesar la información, la materia blanca es la que la transfiere. Conforme nos hacemos mayores, perdemos materia blanca, algo que ocurre incluso a las personas más saludables. Para mitigar los efectos de esta perdida, se necesita mantener una rutina diaria de ejercicio. 

Entonces, ¿cuál es el problema? Según el estudio que hemos citado antes, las personas que se ejercitan en zonas en las que el aire está contaminado tienen un volumen menor de materia gris comparadas con quienes hacen ejercicio en regiones en las que el aire es más limpio. De igual manera, se encontró que la materia blanca de los primeros era mucho más débil que la de los segundos. Los mismos investigadores hicieron un segundo estudio de seguimiento en el que encontraron que el riesgo a desarrollar demencia es mucho menor en quienes se ejercitan en lugares en los que el aire es limpio. En contraste, quienes se ejercitan en sitios incluso con un nivel moderado de contaminación corren el riesgo a desarrollar demencia más adelante en sus vidas, incluso con independencia de la intensidad de sus ejercicios. 

Las razones detrás de esto son fáciles de entender. Cuando hacemos ejercicio, necesitamos grandes bocanadas de aire. Si nos ejercitamos en un parque cercano a una franja de carretera en la que el aire no es demasiado salubre, respiramos entonces grandes concentraciones de toxinas producidas por los vehículos. Los datos de ambos estudios son en verdad alarmantes, pero confesamos que tampoco nos sorprenden. Ya hemos escrito antes sobre el vínculo que existe entre la contaminación y el funcionamiento óptimo de nuestro cerebro. Lo que estos estudios muestran es la manera en la que el aire contaminado lo deteriora, incluso entre las personas más sanas. Esto explica la disminución en inteligencia y concentración de la que ya hemos escrito en artículos anteriores. 

¿Cómo descubrieron esto?

Ambos estudios fueron realizados por investigadores de la Universidad del Sur de California y la Universidad de Arizona, pero trabajaron con datos británicos. Obtuvieron los registros de 8.600 adultos de mediana edad por medio del UK Biobank, una base de datos biomédica con información genética de medio millón de personas de todo el Reino Unido, incluida la edad, el estado socioeconómico y datos generales de salud. Incluso convencieron a algunos de los participantes para que se sometieran a un escáner cerebral y usaran equipo especial para llevar un seguimiento de sus rutinas de ejercicio durante una semana.  

Fue este el grupo al que los investigadores estudiaron más a fondo, pues sus rastreadores mostraban mucha actividad física en su día a día. Como grupo de control, incluyeron a un grupo de personas que jamás han hecho ejercicio. Luego establecieron cuales eran los grados de contaminación ambiente en las zonas donde las personas viven y hacen ejercicio. Una vez que todos los datos fueron obtenidos, compararon los escáneres cerebrales. 

Los resultados son claros: el ejercicio trae muchos beneficios para el cuerpo y la mente, pero respirar aire contaminado los anula. El mismo procedimiento se utilizó en el segundo estudio, en el cual se obtuvieron resultados muy parecidos. Es muy difícil dar un contraargumento: la calidad del aire tiene una influencia considerable en la calidad de nuestro ejercicio. De nada nos sirve ejercitarnos en parques y jardines si en nuestras ciudades la contaminación del aire es excesiva. 

air pollution

Esto es malo, ¿verdad?

Sí, pero hay cosas podemos hacer al respecto. Siempre podemos buscar lugares alternativos para hacer ejercicio. Podemos evitar los parques que se encuentran cerca de carreteras contaminadas. Habrá algunos quienes puedan incluso utilizar mascarillas mientras hacen ejercicio, pero eso no es algo que nosotros recomendamos. Puede obstruir el aire que los pulmones necesitan cuando el ejercicio se vuelve intenso. 

Por supuesto, correr o hacer cualquier otra actividad física en la naturaleza es lo ideal, pero si no tenemos acceso a un entorno en el que el aire es limpio, podemos pensar que un gimnasio es la mejor opción. Pero no siempre es así: la calidad del aire en interiores puede llegar a ser tan mala como en los exteriores, algunas veces incluso peor. Hay toda clase de gimnasios: algunos pequeños y concurridos, otros grandes y con mucho espacio entre las personas, pero todos necesitan de un sistema eficiente de filtrado si desean mantener una buena calidad de aire. Eso es algo en lo que en AIR8 podemos ayudar. 

air pollution

Purificadores AIR8 para un entrenamiento óptimo

Las conclusiones a las que llegaron los investigadores son malas, pero eso no significa que dejemos de cuidar nuestra salud. Los productos que ofrecemos en AIR8 son perfectos para gimnasios y otros centros de bienestar, ya que con nuestra tecnología HEPA-13 de grado-médico garantizamos que el 99,97 % de todas las toxinas, patógenos y virus, como la Covid-19, son filtradas en su totalidad. Lo mismo ocurre con partículas PM 2,5, el dióxido de nitrógeno (NO2) y otros tantos contaminantes nocivos para el cerebro, los pulmones y los huesos. 

Nuestros filtros tienen un alcance de hasta 130 m2 y utilizan varias etapas de prefiltración y filtración, como ionizador y luces UV-GI. Los encontrarás en diferentes tamaños y pueden moverse con facilidad de un lugar a otro. Los filtros AIR8 mantienen el aire de cualquier gimnasio fresco, limpio e higiénico. Lo mejor de todo es que emplean carbono activado como parte del proceso de filtración. Esto hace que las moléculas en estado gaseoso pasen al sólido, lo cual ayuda a controlar los olores. Esto es importante en lugares donde la gente se reúne para hacer ejercicio. 

Ofrecemos el mejor producto disponible en el mercado, con la mejor CADR (tasa de entrega de aire limpio) disponible. Entonces, ¿por qué no nos contactas para obtener una cotización? Incluso puedes probar nuestro kit de demostración. Así tus clientes podrán continuar haciendo ejercicio y mantenerse en forma sin tener que preocuparse por los problemas causados por la contaminación del aire en interiores. 

 

Contactanos

Suscribirme al boletín semanal
Contáctanos
Deja tu mensaje, o simplemente tu teléfono, y nos pondremos en contacto contigo.
Close button
Close button