Contacto

Cómo evaluar la calidad del aire en una oficina?

A medida que las personas empiezan a reconocer la importancia de los espacios cerrados saludables, reconfortantes y productivos, aumenta la conciencia y la demanda por un aire interior de buena calidad.

 El aire saludable es uno de los factores que contribuye a una atmósfera de trabajo placentera. Los empleados son más felices, productivos, y más decididos cuando la calidad del aire de sus puestos de trabajo cumplen con altos estándares. Desafortunadamente, sucede que el aire que respiramos en la oficina suele ser peor que el aire de afuera. ¿Ese también es el caso en tu puesto de trabajo? Continúa leyendo y siga ahora nuestros consejos para un aire fresco y saludable en su lugar de trabajo.

¿Cómo puedo saber si es mala la calidad del aire de mi oficina?

Una mala calidad del aire puede causar problemas en la salud de los usuarios de tu institución o de tus locales comerciales. Las partículas suspendidas en el aire terminan en los pulmones de los usuarios y pueden derivar en infecciones y enfermedades. Un aire de buena calidad previene las irritaciones y los usuarios pueden trabajar de forma segura en tu edificio. La mala calidad del aire en el trabajo usualmente solo es examinada luego de que se han reportado las molestias. El deterioro de la calidad del aire en un espacio cerrado puede llevar a molestias e irritaciones, tales como dolor de cabeza, pérdida de la concentración, irritaciones en la nariz, en las membranas mucosas y en los ojos. Si alguien con problemas respiratorios, por ejemplo, debidos al asma, experimenta más complicaciones durante la jornada en tu edificio, la calidad de tu aire no es buena. A parte de estos hallazgos en tu personal, los controles preventivos proveen una visión clara sobre la calidad actual del aire y los riesgos asociados. Es, por lo tanto, importante medir la calidad del aire.

Una consecuencia adicional de la mala calidad del aire o del control del entorno de la oficina es el ausentismo. Al estar sentado durante largo tiempo en un aire nocivo, las partículas peligrosas en los pulmones pueden desencadenar severos riesgos para la salud. Esto no solo causa graves problemas de salud, sino que también resulta en un alto ausentismo debido a enfermedades. Por lo tanto, se aconseja actuar inmediatamente en caso de molestias.

Los efectos de tener una mala calidad de aire (en la oficina)

¿Tienes frecuentemente dolores de cabeza, problemas de concentración y una garganta seca en el trabajo? Entonces la calidad de aire de tu puesto de trabajo puede no ser la más apropiada. Impresoras, computadoras, fotocopiadoras, partículas de polvo en suspensión, alfombras, y un sistema de ventilación con mal mantenimiento: una oficina está repleta de fuentes contaminantes del aire. Especialmente en el invierno: el aire del interior puede tornarse muy seco, debido a que la calefacción se enciende más a menudo y ventilamos menos.

El síndrome del edificio enfermo

¿Alguna vez has oído del síndrome del edificio enfermo? Este consiste de una serie de síntomas vagos que resultan del aire insalubre en el ambiente (laboral) de una persona. Piensa en las membranas mucosas irritadas, en los dolores de cabeza, en los labios agrietados, en una garganta seca, en los ojos y en la piel, y en problemas de concentración. Por supuesto que esto no contribuye a un lugar de trabajo saludable y productivo.

¿Cómo evalúo la calidad del aire yo mismo?

Puedes medir la calidad del aire en tu hogar u oficina con un medidor de calidad de aire. Un aire limpio y fresco en el hogar y en la oficina es importante para tu salud. Si tienes vías respiratorias sensibles, asma, o EPOC, es inclusive vital. El medidor inteligente de calidad de aire te da consejos mediante una app sobre cómo protegerte contra el aire dañino. Si conectas un purificador de aire a él, podrás estar seguro de que vives o trabajas en un entorno saludable.

Ahora, hablemos acerca de cómo funcionan las pruebas de calidad del aire interior. El medidor de aire mide algunos valores fundamentales: CO2, material particulado (1.0, 2.5 y 10), gas formaldehído (HCHO), COV (Compuestos Orgánicos Volátiles), temperatura y humedad. Todos ellos son imprescindibles para averiguar cuál es la condición general del aire interior.

¿Cómo puedes mejorar la calidad del aire interior? 

Empieza por entender lo que una “buena” calidad de aire significa. La ventilación juega un papel esencial en garantizar una buena calidad de aire. Según la definición dada por la EPA de los Estados Unidos, es una combinación de procesos que participan en el suministro y eliminación del aire en un edificio. Con ello ingresa aire fresco del exterior dentro del edificio, y lo distribuye uniformemente por todo el espacio ventilado, mientras que al mismo tiempo elimina parte del aire interior desplazándolo hacia afuera. Para hacer este proceso aun más eficiente, en espacios donde no es posible instalar un buen sistema de ventilación, la purificación del aire es la solución óptima.

Algunos consejos para crear un ambiente interior saludable

Afortunadamente, hay varias cosas que puedes hacer tú mismo para crear un ambiente interior saludable. Mejora la calidad del aire con estos consejos:

  • Consejo 1: Revisa el sistema de ventilación. ¿Usas sistema de ventilación? Realiza mantenimiento regular, limpia los filtros, y programa revisiones anuales para asegurarse de que la ventilación funcione correctamente.
  • Consejo 2: Implementa un sistema eficiente de purificación de aire. Los purificadores de aire HEPA con gran capacidad de filtración, como el AIR8 1200i PRO, son la solución perfecta para un ambiente de oficina.
  • Consejo 3: Equipa la oficina con un medidor de calidad de aire. ¡Con el AIR8 Guard PRO tendrás acceso a los datos en tiempo real desde tu escritorio!
  • Consejo 4: Coloca plantas en la oficina. Las plantas que purifican el aire no solo alegran el lugar de trabajo, sino que también suministran aire limpio. De acuerdo a una investigación de la NASA, la palma areca, la sansevieria, y la gerbera son buenas opciones. Este tipo de plantas remueven del aire las sustancias nocivas, como el formaldehido.
  • Consejo 5: Asegura una humedad óptima. Con un humidificador mejorarás los niveles de humedad en la habitación.
  • Consejo 6: Propón una política de escritorio limpio. Motívense unos a otros para mantener el escritorio bonito y ordenado. Cuantas menos cosas haya alrededor, menos lugar habrá para el polvo.
Contáctanos
Deja tu mensaje, o simplemente tu teléfono, y nos pondremos en contacto contigo.
Close button
Close button