Contacto

Árboles para combatir la contaminación del aire en las ciudades

Un estudio ha encontrado que los árboles son efectivos para combatir la contaminación del aire en las ciudades- La verdadera pregunta es: ¿qué tan efectivos son?

Este solía ser un mundo más verde

Los científicos y los ambientalistas no exageran cuando dicen que las plantas son los pulmones de la Tierra. Sin ellas, la vida como se conoce en este planeta nunca habría llegado a existir. La fotosíntesis es vital para que esta continue, pues es el proceso mediante el cual se crea el oxígeno que respiramos. La destrucción de los bosques, hecha en nombre de la industria y el progreso, traerá consecuencias catastróficas si no ponemos un alto a nuestro ciego crecimiento económico. Desde luego, existen otras fuentes que producen nuestro oxígeno, como las algas, que se estima producen entre el 30% y el 50% del oxígeno neto del planeta. Con eso y todo, la reducción de nuestros bosques y selvas, eventualmente, resultará en una catástrofe para la red de la vida. 

Esta es una de las muchas razones detrás de la protección de las zonas forestales, así como las modernas campañas de reforestación. Se trata de un cambio paulatino en la mentalidad de nuestras sociedades, un cambio que comienza a considerar como positivo el crecimiento de zonas más verdes en nuestros pueblos y ciudades. Durante los último quince años, arquitectos y urbanistas han comenzado a integrar soluciones ecológicas en sus diseños. Desde hermosos jardines verticales hasta ambiciosos bloques autosostenibles que producen su propio alimento, pasando por propuestas más modestas como los Tredges (una mezcla de las palabras inglesas para árbol y seto, Tree/Hedge): árboles que son utilizados como setos.   

Además de producir oxígeno, los árboles y las plantas cumplen muchas otras funciones. Entre ellas, pueden utilizarse como filtros purificadores para combatir los altos niveles de contaminación del aire en nuestras ciudades. Esto es algo que ha descubierto la Dra. Barbara Maher, quien trabaja como investigadora medioambiental en la Universidad de Lancaster, en el Reino Unido. Junto con su equipo, ha diseñado un programa para encontrar qué especies de árboles son las mejores para crear Tredges efectivos que funcionen como filtros naturales para mitigar la contaminación del aire que el tráfico produce en las cercanías a escuelas primarias. 

Realizando el experimento

Ya hemos hablado antes sobre los efectos de la contaminación del aire en el desarrollo psicológico de niños y adolescentes, y la investigación de la Dra. Maher toca un terreno muy similar. Debido a que los cerebros de los jóvenes aún están en desarrollo, ella ha dicho, la contaminación del aire puede estar vinculada también a la delincuencia y la atrofia cerebral. Según los datos de su investigación, los Tredges son buenas barrera para proteger de las concentraciones peligrosas de los químicos producidos por los vehículos de motor y los procesos industriales, como las partículas PM 2.5. Aunque sus beneficios son un poco limitados. 

El estudio se llevó a cabo en cuatro escuelas primarias de Manchester. Una de ellas ubicada al lado de Princess Parkway, que se considera una de las vías más transitadas de Europa. Lo único que separa a estas escuelas de toda la actividad contaminante que ocurre en las carreteras son barandas de metal o cercas de malla, y fue a lo largo de estas barreras en las que la Dra. Maher y su equipo plantaron varias especies de árboles para construir sus tredges. También se instaló equipo especial de monitoreo para medir cualquier mejora en la calidad del aire. En la mayoría de los casos, los resultados fueron positivos. 

Pero no todos los árboles son iguales, por lo que no todos los tredges serán igual de funcionales. Como todos los filtros naturales de aire, es entre sus fibras donde atrapan a las partículas contaminantes, pero la efectividad del proceso depende mucho de las peculiaridades de cada especie, como la densidad de las hojas, su porosidad, forma y área. Por ejemplo, se el cedro rojo occidental fue una de las especies utilizadas. Se plantó en macetas en los patios de recreo de la escuela St. Ambrose Primary, que vio una reducción del 30% en la contaminación del aire. Por otro lado, el equipo de la Dra. Maher colocó abedules en la frontera que divide a la carretera del campus de la Universidad de Lancaster. Estos redujeron en más de un 50% la contaminación del aire en las zonas justo por detrás de ellos. 

air pollution

Una razón para ser optimistas, pero no tanto

Los números pueden parecer buenos, pero no debemos dejarnos llevar por ellos. Este tipo de soluciones siempre son buenas, pero no son perfectas. No hay otra manera de decirlo: la contaminación de nuestro aire está directamente vinculada a nuestras actividades industriales y comerciales. Estas son tan masivas, que han definido una nueva unidad de tiempo geológico: el Antropoceno. Las partículas contaminantes en los rangos PM 1, 2.5 y 10 son producidas por vehículos y la industria. Siempre encontrarán grietas hasta en el mejor de los tredges. 

La Dra. Maher está segura de que su investigación dará mejor luz a la importancia de utilizar árboles como filtros de aire urbano. Pero lo cierto es que no importa que tan efectivos puedan ser, la contaminación del aíre seguirá siendo un gran problema con el cual lidiar. Por supuesto, si los tredges se vuelven parte de la jerga arquitectónica, los espacios públicos verán una mejora en la calidad del aire. Esto se traducirá, entonces, en una mejora en la salud de todos. 

Pero no es ahí donde termina el asunto. Todavía debemos pelear contra la contaminación del aire en interiores. Tanto la que viene del exterior y se queda con nosotros cada vez que abrimos una ventana para ventilar la habitación, como la que se produce en el interior por electrodomésticos averiados, filtraciones de radón, moquetas sucias y un largo etcétera. 

air pollution

Nuestros purificadores de aire AIR8

Propuestas como la del Dr. Maher pueden ayudarnos a evitar contaminantes peligrosos en nuestros espacios exteriores, pero hacen poco por la contaminación del aire interior. En AIR8 hemos desarrollado una gama de productos que pueden asumir la tarea. La nuestra es tecnología de grado-médico HEPA, capaz de eliminar hasta el 99.97% de todas las sustancias peligrosas en el aire, como residuos de dióxido de nitrógeno (NO2), partículas PM 2.5 de toda clase, polen, aerosoles y bacterias. Eliminan cualquier rastro de humo de tabaco y contaminación del tráfico que pueda haberse colado en la oficina, mientras que los patógenos y virus como la Covid-19 son fácilmente filtrados y eliminados. 

Debido a que aplicamos la mejor tecnología en el sector médico, aseguramos que nuestros productos cuidan la salud de nuestros clientes. El silencio con el que trabajan y su bajo coste energético son parte de nuestra marca, demás de las distintas etapas de prefiltración y filtración HEPA que utilizamos: Activación de Carbono y Catalizador en Frío, Ionizador y Luz UV-GI. 

AIR8 ofrece la mejor protección para cualquier ambiente interior, manteniéndolo limpio e higiénico. Estamos avalados por la marca CE en todos nuestros productos, que han aprobado todas las pruebas TÜV. Apoyamos a propuestas como las de la Dra. Maher, pero también entendemos que el problema de la contaminación del aire no se limita al mundo exterior. Siempre que sea necesario limpiar y proteger un ambiente interior, ahí estará uno de nuestros productos para hacerlo. 

 

Contactanos

air pollution
Suscribirme al boletín semanal
Contáctanos
Deja tu mensaje, o simplemente tu teléfono, y nos pondremos en contacto contigo.
Close button
Close button